Las mejores técnicas para dormir a tus hijos según los profesionales ¡Conócelas!

Uno de los hábitos que más trae de cabeza a padres y madres es el sueño de su hijo. La verdad, que las costumbres que inculquemos a nuestros pequeños definirán tanto su personalidad como su comportamiento posterior. Es muy importante que se cumpla el horario cada día, claro que esto no siempre es posible, ya que no siempre conseguimos que se duerman a la misma hora, aunque poco a poco se vaya creando ese hábito. Por eso, venimos a recomendaros varias opciones y trucos para que tus chicos se duerman más facilmente.

La importancia de contar un cuento

Sentarte cinco minutos cada noche a los pies de la cama de tu hijo y contarle un cuento ayuda a su relajación. Es un hábito muy importante para que además despierte su interés por la lectura.

Siempre puedes acudir a los cuentos más tradicionales, pero si quieres ser original, puedes consultar alguna web de cuentos para dormir infantiles y cortosEn el enlace que te proporcionamos tienes a tu disposición multitud de historias y algunos consejos sobre el tono a usar y el modo de contarlo. Siempre es importante enseñar a tu pequeño la moraleja o aprendizaje del mismo. El autor de estas creaciones, Pedro Martínez Amaya, se encarga de que estos sean adecuados y educativos para tus hijos.

Iluminación

El exceso de luz es contraproducente, ya que hará que tu pequeño coja el sueño con menos facilidad. Si les produce cierto miedo la luz completamente apagada, puedes poner una pequeña lamparita de luz suave o los llamados «quitamiedos», que son las que se enchufan directamente con el enchufe y no generan una luz muy potente.

Pantallas desaconsejadas

Según los expertos, se recomienda que nuestros hijos desconecten de cualquier tipo de pantalla al menos desde media hora antes de ir a dormir. Además del efecto de adicción que provoca, la luz de las mismas tiene un impacto negativo en el sueño de tu pequeño.

Ruidos

El ambiente del hogar es muy importante. No debe haber ruido excesivo ni mucho movimiento en casa una vez que tu hijo se vaya a la cama. Si escucha ruido le puede costar más dormirse, pero además, puede ver atractivo en algunas de las actividades que oiga que se están haciendo fuera de su dormitorio y verse atraído por ellas, olvidándose de dormir. Por ejemplo, si su hermano mayor está jugando a un videojuego, probablemente él también querrá jugar.

Alimentación

Las cenas no deben ser muy copiosas y deben realizarse tiempo antes de irse a la cama. Hay que dejar al menos una hora entre la cena y el sueño, porque así daremos tiempo a que su estómago haga la digestión y no sienta pesadez en la cama.

Pensamientos

Es importante que lo último que piense tu pequeño antes de acostarse sea positivo. Si lo dejas en su cama pensando en algo negativo o que le produzca miedo, seguramente se despertará con pesadillas poco rato después.

 

Y por último, aunque desde aquí podamos darte todos estos consejos, tienes que tener en cuenta que cada niño tiene sus peculiaridades. A algunos le costará más dormir que a otros, al igual que a algunos les cuesta más comer que a otros. Nadie mejor que tú para conocer a tu pequeño y saber cual de estos trucos puede ser más efectivo para que su sueño sea óptimo y tu también puedas descansar durante la noche. Como no, es importante que tu hijo duerma al menos ocho horas diarias.

Deja un comentario