Agricultura mantiene un diálogo permanente con el sector olivarero por una campaña segura

La Consejería explica los protocolos y difunde una guía para luchar contra el Covid en una reunión con las organizaciones agrarias, las cooperativas y los fabricantes de aceite de oliva

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía mantiene un diálogo permanente con el sector del olivar ante el inicio de la campaña de la aceituna en el contexto de las circunstancias especiales que presenta la crisis sanitaria por el Covid-19. En esta línea, esta mañana se ha celebrado una reunión en la Delegación Territorial de la Consejería en Jaén en la que han estado presentes representantes de los sindicatos agrarios UPA, Asaja y COAG, Cooperativas Agroalimentarias e Infaoliva, en representación de las fábricas. El encuentro ha sido presidido por el secretario general de Agricultura, Ganadería y Alimentación, Vicente Pérez, que ha participado por videoconferencia, al igual que la directora general de Industrias, Innovación y Cadena Alimentaria, Cristina del Toro, y el director general de Producción Agrícola y Ganadera, Manuel Gómez, mientras que la delegada territorial Soledad Aranda lo ha hecho de forma presencial.

Esta reunión surge en respuesta a un acuerdo adoptado por la Comisión Provincial de Seguimiento para Prevenir el Covid-19 en las Explotaciones Agrarias con Temporeros, que constituyó y preside la delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía en Jaén, Maribel Lozano, y en la que están representadas las delegaciones territoriales de Salud y Familias; Agricultura, Pesca, Ganadería y Desarrollo Sostenible, Empleo, Formación, Trabajo Autónomo, Transformación Económica, Industria, Conocimiento y  Universidades, e Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, desde donde se trabaja para prevenir el Covid-19 en las explotaciones agrarias con vista a la próxima campaña de recogida de la aceituna.

Durante la reunión la Consejería ha escuchado las dudas y recogido las propuestas del sector respeto a las medidas impulsadas por la Junta de Andalucía para explotaciones con trabajadores temporales frente a posibles problemas que puedan presentares ante el Covid-19, en una campaña excepcional.

“Continuamos con el trabajo que llevamos haciendo desde la Consejería, y desde la Junta de Andalucía en su conjunto, de cara al inminente inicio de la campaña de la aceituna. Hoy hemos escuchado las propuestas y dudas del sector y hemos puesto sobre la mesa las medidas aprobadas por la Consejería de Salud y Familias, con la colaboración de las Consejerías de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible y de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo e Igualdad y Políticas Sociales. En concreto, hemos abordado la guía y los protocolos de atención a trabajadores temporeros establecidos este verano que ahora se han regulado mediante la orden de Salud Pública del 1 de septiembre”, ha explicado la delegada. “Para la Consejería, el sector del olivar es fundamental. Ahora más que nunca, en estas circunstancias de crisis sanitaria, necesitamos un sector del olivar fuerte que transmita seguridad y genere confianza”, ha concluido Soledad Aranda.

La Orden de Salud Pública del 1 de septiembre está dirigida a titulares de explotaciones agrícolas y ganaderas andaluzas que contratan a personas trabajadoras temporales para la realización de las distintas campañas agrícolas y ganaderas con el objetivo de alcanzar un entorno seguro frente al Covid-19. Estas medidas, incluidas en la Guía que ha elaborado el grupo de trabajo de la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica para este tipo de explotaciones, tienen como fin limitar la aparición de brotes ocasionados por el virus en explotaciones agrarias, forestales y agroforestales favoreciendo su detección temprana y mitigando sus consecuencias.

Colaboración con autoridades sanitarias

De este modo, se establece que las personas titulares de dichas explotaciones deberán elaborar un plan de contingencia específico frente al Covid-19 antes de la contratación de dichos trabajadores. Asimismo, deberán poner en conocimiento y colaborar con las autoridades sanitarias ante cualquier posible sospecha o caso compatible con el Covid-19. Por otro lado, los empresarios deberán habilitar alojamientos que permitan el aislamiento de trabajadores contagiados o sospechosos debiendo asegurar las condiciones de habitabilidad, salubridad e higiene. Asimismo, se contempla que en todas las explotaciones se establezcan medidas preventivas respecto a la prevención y control del Covid-19, como son la información y formación de los trabajadores, la disposición de cartelería

informativa, medidas de limpieza, desinfección y ventilación en vehículos de transporte colectivos, control de acceso a los lugares de trabajo, limitando las visitas de personal y empresas externas a la explotación, uso de zonas comunes y actividad laboral que eviten las aglomeraciones y permita mantener la distancia de seguridad, uso de mascarilla obligatorio, establecimiento de grupos de trabajo o cuadrillas estables, identificación y señalización del aforo en zonas comunes, uso individual de los útiles y equipos de trabajo y colocación de geles hidroalcohólicos en puntos estratégicos.

También se escalonarán las distintas pausas o descansos mediante turnos correspondientes a cuadrillas o grupos de trabajo, se facilitará agua potable de consumo evitando aquellos repartos que conlleven un uso compartido, se garantizará que la persona que tenga un diagnóstico confirmado de Covid-19 o sea considerado contacto estrecho de un caso confirmado, no acuda a trabajar y se dispondrá de un listado con todos los datos identificativos de los trabajadores temporales.