La Consejería de Cultura subvenciona con 87.667 euros la restauración de tres obras de arte sacro de la capital

Una pintura de Martínez Domedel de la Catedral, el trono de la Virgen de las Angustias y el retablo de San Bartolomé mejorarán su estado

La Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía ha dado luz verde a tres subvenciones que suman un total de 87.667 euros para tres proyectos de restauración de arte sacro presentados por el Obispado de Jaén (Martirio de San Sebastián de Martínez Domedel de la Catedral), la Parroquia de San Bartolomé (retablo) y la Real Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, Cristo Descendido de la Cruz y Nuestra Señora de las Angustias (trono de la Virgen de las Angustias).

El Obispado de Jaén ha obtenido una subvención de 27.785 euros para un proyecto de restauración por valor de 34.732 euros. En el caso de la Parroquia de San Bartolomé, la inversión total del proyecto es de 44.797 euros, con una subvención aprobada de 30.000 euros. Asimismo, la Real Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, Cristo Descendido de la Cruz y Nuestra Señora de las Angustias, con sede en la Catedral, ha obtenido una subvención de 29.882,45 euros para un proyecto de restauración por valor de 37.353 euros.

El delegado de Cultura y Patrimonio Histórico, Jesús Estrella, ha señalado el esfuerzo de la Consejería por contribuir a la conservación del patrimonio cultural andaluz y jienense, haciendo más visible la contribución el arte sacro a nuestra cultura gracias a la nueva línea de subvenciones para la conservación-restauración e inventario de bienes muebles del patrimonio histórico de carácter religioso en Andalucía. “La conservación de nuestro patrimonio es una prioridad para la Consejería y esta línea de trabajo se despliega en diferentes políticas públicas, desde las que sensibilizan hasta las que contribuyen directamente a restaurar y garantizar un buen estado de conservación del arte que llena nuestras iglesias y supone no solo un valor en sí mismo, sino un atractivo turístico muy importante para el desarrollo de la provincia”, ha subrayado el delegado.

Martirio de San Sebastián

El “Proyecto de Conservación– Martirio de San Sebastián (pintura sobre tela) – Santa Iglesia Catedral de la Asunción de Jaén” se ocupa de mejorar el estado de un bien inscrito en el Catálogo General del Patrimonio Histórico como Bien de Interés Cultural.

El Martirio de San Sebastián de Martínez Domedel se encuentra en la Iglesia Catedral de la Asunción en la Capilla de San Juan Nepomuceno. Se inserta en un marco en madera tallada y dorada. Según proyecto, el martirio de San Sebastián es una de las obras más destacadas de la producción del pintor jiennense. Aunque está documentada una restauración en 1969 a manos de Francisco Cerezo Moreno, no se conservan datos del proceso de intervención.

Con los análisis propuestos se ahondará en el conocimiento de los materiales empleados por el artista para establecer una comparativa entre los empleados en sus primeras obras (Evangelistas de la capilla de la Virgen de los Dolores) y esta, que se corresponde con las de su etapa final. De este modo, se podrá establecerse una posible evolución en la forma de trabajar tras su estancia en la Corte.

Las deformaciones en el lienzo y las pérdidas de adherencia de los estratos de preparación y pictórico con respecto a la tela pueden provocar desprendimientos de carácter irreversible, por lo que aconsejan una pronta restauración. En el caso del marco la situación es similar. La obra presenta un mal estado de conservación. Su gran tamaño ha imposibilitado la realización de examen organoléptico u ocular de reverso. Las actuaciones propuestas son las siguientes: La obra se desanclará del muro y se trasladará a taller. La restauración se realizará en el interior de la Catedral. También se procederá a la conservación del bastidor actual, que se someterá a limpieza, consolidación de grietas o fisuras, colocación de cuñas tensoras y topes, biselado de aristas, aplicación de producto contra xilófagos y capa de resina acrílica.

En el soporte, se retirarán los depósitos de suciedad superficial, se corregirán las deformaciones del lienzo, se procederá a conservar la tela de forración si se encuentra estable, así como a la sustitución de parches inadecuados. Para el montaje del lienzo al bastidor se emplearán tachuelas o grapas de acero inoxidable.

Asimismo, se procederá a la protección parcial de la capa de preparación y pictórica; limpieza de suciedad superficial; fijación de estos estratos, estuco tradicional en lagunas de capa de preparación; retirada de retoques pictóricos anteriores si invaden la pintura original y reintegración cromática con base de acuarela.

Otras iniciativas previstas son la limpieza físico-mecánica de capa de protección y aplicación de nueva capa. En el marco, se llevará a cabo la limpieza de suciedad superficial, tratamiento contra xilófagos, consolidación de fisuras y grietas, refuerzo de ángulos, así como aplicación de resina acrílica de protección y fijación de capa de preparación y dorado; estuco tradicional y reintegración cromática. Se propone también un programa de mantenimiento para el bien.

Retablo Mayor de San Bartolomé

Por otro lado, el proyecto de “Intervención de Restauración y Conservación del Retablo Mayor de la Iglesia de San Bartolomé de Jaén” pretende dar un giro al mal estado de conservación de este bien, catalogada con grado de protección integral en el Catálogo del Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Casco Histórico de Jaén, aprobado definitivamente el 11 de abril de 1996. Es un retablo renacentista, situado en la Capilla Mayor, obra del escultor Sebastián de Solís.

Se trata de un retablo de 8,3 x 6,6 metros de estructura y soporte de madera, compuesto por imágenes en bulto redondo talladas también en madera, así como altos, medios y bajos relieves. Destaca la diferente calidad en la talla, que indica manufactura por diversos autores. Se aprecia una policromía sobre un preparado previo. Es también relevante el sotabanco del retablo que parece consistir en unos bloques macizos de mármol que sustentan el bien a modo de podio. La ejecución de la obra se realiza entre 1582 y 1587 por Sebastián de Solís, completándose posteriormente con el dorado y estofado.

Ha sufrido diferentes modificaciones a lo largo del tiempo, principalmente en el repertorio escultórico. Varias tallas originales desaparecieron en 1936, incluida la de San Bartolomé, y fueron reemplazadas por imágenes reutilizadas de otros lugares. Una intervención en 1928 descubrió las pinturas murales del siglo XV tras el retablo mayor. En 1961 se llevó a cabo otra restauración en la que se consolidó el retablo mayor. El retablo se encuentra en estado de conservación grave. Presenta diferentes alteraciones estructurales (grietas, fisuras y desencolado), desprendimiento de preparación, policromía y dorado, pérdidas de oro estofado, deposiciones de hollín, oxidación de la capa de protección, repintes muy visibles de intervenciones anteriores, vandalismo, expolio de piezas, objetos añadidos, etc.

Tratamiento preventivo

Las actuaciones que figuran en el proyecto consisten en estudios previos, tanto fotográficos como de laboratorio, montaje de andamio, fijación de la obra, encolado de grietas y fisuras, eliminación de clavos y cera, consolidación de soporte, limpieza y reconstrucción volumétrica, estucado y desestucado; reintegración cromática; tratamiento preventivo contra insectos xilófagos y protección final. También se propone un programa de mantenimiento para el bien.

Por último, se va a proceder a la restauración del Trono de la Virgen de las Angustias de la Real Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, Cristo Descendido de la Cruz y Nuestra Señora de las Angustias, con sede en la Catedral.

Su autor es Francisco Palma Burgos, de la Escuela Española. La obra es de estilo Neobarroco y data de 1950. El trono actual vino a sustituir uno anterior diseñado por el escultor Jacinto Higueras y elaborado en los talleres de ebanistería de Jacinto Cruz Fernández, junto a alumnos de la Escuela de Artes y Oficios (José Castillo Ordóñez, Ezequiel Sánchez Gómez y Rafael Baldoy Ruiz). Al parecer la estética fúnebre de la obra no llegó a integrarse con la imagen procesionada y, por tal razón, en 1949 se decidió encargar un nuevo paso al escultor malagueño Francisco Palma Burgos (1918-1985), del que se tenían amplias referencias por los trabajos que venía realizando en Úbeda.

Uno de los tronos más singulares

El malagueño diseñó un modelo con forma piramidal truncada que, con sus dos metros de altura, actúa de peana para la imagen, convirtiendo a esta pieza en uno de los tronos más singulares de la Semana Santa jiennense. En 1980 se le colocaron varales para ser portado por sesenta personas y se le incorporaron cantoneras en 1988. En 1993 se modificó su longitud incrementándola. Los extremos de estos varales están rematados con otras molduras talladas y plateadas siguiendo el estilo del resto del trono.

La última restauración con carácter científico está documentada entre 1999 y 2001. El objetivo del actual proyecto es devolver la estabilidad a la obra para contribuir a su permanencia en el tiempo, así como sensibilizar a la ciudadanía de la importancia de la conservación y restauración del patrimonio cultural religioso en el ámbito cofrade. El proyecto incluye tratamiento del soporte consistente en limpieza, consolidación, tratamiento preventivo y curativo contra insectos xilófagos.

Asimismo, se prevé aplicar un tratamiento de la capa de preparación y plata a base de trabajos de fijación y limpieza físico-mecánica. Posteriormente, se llevará a cabo la reintegración volumétrica del soporte, el estucado y nivelado de lagunas. Por último, se procederá a la reintegración cromática y a aplicar una capa de protección.

La Orden de 13 de diciembre de 2019 del Gobierno andaluz aprobó las bases reguladoras para la concesión de subvenciones, en régimen de concurrencia competitiva, para la conservación-restauración e inventario de bienes muebles del patrimonio histórico de carácter religioso en Andalucía. La primera línea de la orden regula las subvenciones que tienen por objeto la conservación-restauración de bienes muebles integrantes del patrimonio histórico de carácter religioso en Andalucía, como es el caso de los proyectos subvencionados en la provincia de Jaén. La línea 2 se refiere a subvenciones que tienen por objeto la realización de inventarios que faciliten el conocimiento de los bienes muebles integrantes del patrimonio histórico de carácter religioso en Andalucía.