El Hospital de Jaén forma a 90 profesionales en reanimación cardiorespiratoria

Más de 100.000 personas al año podrían salvar sus vidas en Europa si se alcanzaran las tasas de formación de ciudadanos en estas técnicas

Hospital de Jaén ha formado a 90 profesionales, sanitarios y no sanitarios, en técnicas de reanimación, en diversas sesiones, en el Hospital Neurotraumatológico de Jaén. Se trata de la segunda jornada, además de la celebrada el pasado mes de octubre, con un total de 150 participantes en el Hospital Médico-Quirúrgico.

La actividad ha estado coordinada por la Unidad de Formación, a cargo de profesionales de instrucción de soporte vital del centro. “Desde la dirección gerencia queremos concienciar a todos nuestros profesionales, sean sanitarios o no, puesto que, en cualquier lugar, en cualquier momento, podemos salvar una vida, teniendo las herramientas básicas para actuar”, ha señalado el director gerente.

Durante las sesiones formativas, los asistentes pondrán en práctica los consejos y recomendaciones de los profesionales sanitarios para realizar la reanimación cardiopulmonar sobre maniquíes o pacientes simulados, al tiempo que aprenderán la secuencia de actuaciones que determinan un aumento de la supervivencia tras sufrir una Parada Cardiorespiratoria (PCR), lo que se ha llamado la ‘Cadena de Supervivencia’.



Esta cadena consta de cuatro eslabones bien diferenciados y todos a su vez imprescindibles. En primer lugar, hay que alertar con rapidez al servicio de emergencias sanitarias llamando al número 061, para posteriormente comenzar con las maniobras de reanimación cardiopulmonar básica (RCP) de forma eficaz y hasta que llegue el equipo sanitario que atenderá al paciente. En tercer lugar, se efectuará la desfibrilación precoz, que se refiere al tratamiento eléctrico de la arritmia que ha producido la parada. Por último, el equipo de emergencias sanitarias realizará la asistencia y traslado al hospital correspondiente.

Disminuir la mortalidad

Las recomendaciones internacionales indican que una de las estrategias para disminuir la mortalidad de los pacientes que han sufrido una parada cardiorrespiratoria es enseñar a la población en general las medidas básicas que deben aplicar a estos pacientes mientras llegan los equipos sanitarios, y que han demostrado que aumentan la supervivencia en estos casos.

El Consejo Europeo de Resucitación, promotor del día europeo de concienciación ante la parada cardíaca, ha calculado que más de 100.000 personas al año podrían salvar sus vidas en Europa si se alcanzaran las tasas de formación de ciudadanos en estas técnicas que tienen en países referentes como Países Bajos o Suecia.



En este sentido, y para facilitar la enseñanza de estas técnicas a la ciudadanía en general, las recomendaciones internacionales han simplificado las acciones a llevar a cabo por los testigos y destacan sobre todo la importancia de alertar de inmediato a los servicios de emergencias sanitarias e iniciar cuanto antes las maniobras de reanimación.